Vendedoras en el mercado de Rissani

A las puertas del desierto de Merzouga en Marruecos, se encuentra el pueblo de Rissani que cuenta con uno de los mercados más genuinos de Marruecos. Puestos de especias, frutas y frutos secos, enseres para la casa, productos de limpieza, ropa y alfombras, conviven de forma caótica pero armoniosa sin espacio para los reclamos turísticos. Los vendedores corean sus mercancías buscando la atención de los visitantes y de las mujeres que acuden a resolver su «lista de la compra».

Durante tres días a la semana, martes, jueves y domingos, el mercado de Rissani se enriquece con las propuestas de los bereberes y alguno de esos días, las mujeres viudas de la zona se acercan hasta el mercado para vender las pertenencias familiares, fundamentalmente pulseras, collares y fíbulas y ayudar económicamente al sustento de los suyos. Es la única vez que he podido ver en un zoco de Marruecos a una mujer desarrollando la labor de venta.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *