Wondress, tienda de Seúl al alcance de muy pocos

Para empezar tengo que decir que Seúl no es el destino ideal para ir de compras. Vamos, ni ideal ni nada, porque salvo cosmética, no hay un triste trapo que incorporar a la maleta. Después de patearnos la ciudad de arriba abajo, lo único que descubrí que mereciera la pena es una tienda de Seúl donde reinterpretan el hanbok, traje típico coreano.

Tengo que confesar que hasta el traje típico me decepcionó. Yo, que soy amante de la ropa con cuello mao, de influencia China, de los kimonos japoneses, de los pantalones tailandeses y del ao hai, traje típico vietnamita, me quedé de piedra cuando empecé a ver escaparates de cada una de estas tiendas, en El barrio de Insa-Dong. Parecían el atrezzo de una película de bajo presupuesto…

En realidad a día de hoy sigo pensando que muchas de esas tiendas se dedican a eso, a abastecer a festivales o a eventos similares. Y es que los tejidos eran tan sintéticos que el traje, que seguro que en seda, habría resultado estiloso, era…. Mon Dieu!!! mejor no lo digo. Además, tras entrar en algunas de estas tiendas de Seúl para ver si tenían más modelos, por señas (allí nadie hablaba más que coreano) nos insinuaron que no se vendía nada. Así que, a la vista de que esos trajes estaban rodeados de espadas, cascos y demás utensilios de plástico, me reafirmé en mi tesis y decidí darle otra oportunidad al hanbok.

Iba dándole vueltas a ese asunto cuando de repente me topé con “La Tienda de Seúl”. En coreano soy incapaz de leerlo pero en cristiano se llama Wondress. Tejidos maravillosos, diseños increíbles y ropa que no te podrás poner nunca, al menos yo, porque nunca tendré ni la ocasión ni el dinero para pagarla. Pero como soñar es gratis, en la galería de fotos te enseño el traje verde que me enamoró… por la nada despreciable cantidad de 4.000 euros, así redondeando por lo bajo o el kimono pintado a mano, por 3.200 euros.

En plan lujo asequible Wondress tiene complementos. Alfileres y pasadores para el pelo, broches, pendientes,… Todos con un diseño asiático y un aire antiguo maravilloso. Así que si quieres darte un homenaje esta será de las poquitas opciones que te ofrece Seúl.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *