Las torres de Bolonia (Italia)

Pisa tiene la fama con su torre inclinada pero las torres de Bolonia no se quedan atrás en cuanto a la pérdida de verticalidad. Estas dos torres medievales, llamadas Garisenda y Asinelli, en honor a las familias que, supuestamente, las mandaron construir, permanecen en pie desde el siglo XII y hoy son uno de los símbolos de esta ciudad de la región de Emilia-Romaña.

Las «torres gemelas» de Bolonia se han convertido en punto de encuentro para citas aunque, la verdad, estar a los pies de ambas da un poco de respeto, al menos a los que no estamos acostumbrados a que las paredes de una edificación no sean totalmente verticales. Cuando estás junto a la torre Garisenda, la más baja pero la que tiene mayor inclinación -3,2 metros- parece que se fuera a caer en cualquier momento. Sin embargo, los boloñeses pasan por aquí como si tal cosa. Y es que en esta región de Italia están muy familiarizados con estas dos torres y con magníficas construcciones de cimientos agrietados o inestables debido a los terremotos.

Sólo la torre Asinelli está abierta al público y si eres capaz de subir sus casi 500 peldaños, podrás descubrir la vista panorámica más bonita de Bolonia. Puedes comprar tus entradas en el acceso a la torre o por internet. El horario es de 9:30h a 18:30h y los pases son cada 45 minutos. El precio son 5 euros. Ojo a las leyendas urbanas. En Bolonia hay una que dice que si un estudiante de Erasmus -Bolonia es ciudad universitaria y proliferan los estudiantes con beca Erasmus- sube a la torre Asinelli no terminará su licenciatura.

Esta semana he elegido esta foto porque me llamó la atención el contraste entre las torres de Bolonia y los cables del tranvía que surcan el cielo de la ciudad. Medievo y modernidad En un solo click.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *