Sedas y joyas afganas en el zoco de Doha

El zoco de Doha no es la cueva de Alí Babá pero si, como a mí, te gustan las compras, siempre encontrarás algo. Está claro que no tiene nada que ver con el zoco de Marrakech ni el de Estambul; aun así, dale una oportunidad. Así que si tienes una escala de más de cuatro horas en ese destino, antes de morir por congelación en el aeropuerto de la capital de Qatar, mi recomendación es que des una vuelta por la ciudad y, por supuesto, por su zoco.

Dependiendo de la estación del año en la que viajes, deberás organizar muy bien tu plan. Y es que en verano y con un calor de 50 grados a la sombra lo del zoco de Doha es inviable. El mío, el pasado agosto, tuvo que ser evidentemente a primera hora. A las 9 de la mañana no hay un alma por las callejuelas ni las tiendas y esto hace que parezca aún mas desangelado. Ya he comentado que no se parece en absoluto al zoco de Marrakech ni en tamaño ni en oferta  Pero esto tiene sus ventajas porque en muy poco tiempo podrás separar el polvo de la paja y centrarte en aquellas tiendas  que realmente tienen algo que ofrecerte.

En mi visita yo destaqué dos descubrimientos. El más interesante, una tienda de telas, cuajada de sedas a cual más bonita. Después de una larga charla con el dueño me sorprendió que me dijera que el origen de esas telas era Corea de Sur, ya que yo precisamente venía de Seúl y no pude comprarme absolutamente nada, salvo su fantástica cosmética. Al menos pude remediarlo con mi escala en este zoco…

La otra alegría fue una joyería cuajada de collares, pendientes,  anillos y pulseras agfanos, realizados en plata, con corales y turquesas. Fue una grata sorpresa ya que normalmente la joyería y bisutería afgana normalmente la he visto y comprado siempre en el Sudeste asiático. Los zocos árabes son más de joyas o propias o importadas de India.

Por lo demás, poco que destacar. Muchos utensilios de los que ellos utilizan en su día a día, desde ropa a herramientas, menaje del hogar o alfombras. Así que mira primero, y si hay algo que te gusta, regatea, cierra precio y después acércate a la plaza, que está al lado del zoco, y cambia el dinero exacto para tus compras, evitando quedarte con moneda local.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *