Samos, en la ruta francesa del camino de Santiago

Samos, la población lucense de la comarca de Sarria, forma parte del camino de Santiago francés. Conocida por su maravilloso monasterio benedictino, este pueblo y La Abadía de San Julián, merecen una visita, estés o no dispuest@ a hacer el Camino.

El monasterio de Samos

Río Sarria y monasterio de SamosAsentado a la orilla del río Sarria se eleva una majestuosa y perfectamente conservada construcción de piedra y pizarra, que ocupa una superficie de 14.000 metros cuadrados, con un extenso jardín en la parte trasera. En este jardín, los monjes cultivan plantas medicinales y elaboran sus remedios en la botica, de gran tradición en este lugar.

El monasterio tal y como se encuentra ahora data del siglo XVI pero sus orígenes se remontan al siglo VI. Actualmente es el monasterio más antiguo habitado de España gracias a los 5 monjes benedictinos que ocupan sus estancias. Ellos mismos calculan que en unos diez años la abadía deberá cerrar sus puertas debido a la falta de inquilinos. Y es que quedan muy lejos los años en los que el monasterio de Samos estuvo ocupado por casi un centenar de monjes. Esto ocurría en la década de los 50 del siglo pasado, justo antes del incendio que arrasó gran parte del edificio y que tuvo que ser rehabilitado por completo.

Existe la posibilidad de que puedas visitarlo ya que los monjes abren las puertas de «su casa» de lunes a viernes a las 10.30h de la mañana y a las 16,30h de la tarde. Los domingos y festivos el horario de mañana se retrasa hasta las 12,45h mientras que por la tarde permanece invariable a las 16,30h. El precio de entrada es de 5 euros. Esta aportación es una de las fuentes de financiación de estos monjes, ya que el monasterio es privado. También lo es la tienda, próxima a la entrada de acceso para las visitas, donde se pueden encontrar productos elaborados por los propios monjes: libros, medallas de San Benito, dulces, credenciales, mapas y postales del Camino y algunas necesidades básicas para peregrinos como tiritas.

De hecho, los peregrinos pueden alojarse sin coste en el monasterio de Samos, donde existe una gran sala con literas. Al margen de este albergue gratuito, los monjes cuentan con otro edificio, la hospedería externa, con unas instalaciones algo más confortables por un precio asequible y que varía en función de las características de cada alojamiento. Puedes informarte y reservar en el teléfono: 643 639 226.

Puerta monasterio de SamosPara visitar el monasterio de Samos no es necesario reservar previamente. Simplemente te acercas a la puerta a la hora establecida y podrás verlo acompañad@ de un monje que explica todo el recorrido. En el supuesto de que haya muchas personas se forman grupos de un máximo de 25 que van accediendo de forma progresiva. El recorrido dura unos 35 minutos, comenzando por la portería y terminando por la iglesia.

Diariamente se celebra misa a las 19,30h y si tienes suerte el monje organista te deleitará con su música. Pero poder disfrutarlo será será cuestión de suerte ya que no hay un día establecido;  depende de la salud, fuerzas y ganas del monje músico.

Dónde dormir

Al margen del alojamiento en La Abadía de San Julián, más modesto, en Samos existe un hotel con encanto que se sitúa en la antigua botica del pueblo, A casa da Botica. Abierto al público en 2019,  una de sus habitaciones tiene maravillosas vistas al monasterio y al río Sarria. Cuenta con 14 habitaciones, todas ellas con nombre de hierbas y plantas medicinales, en homenaje a lo que en su día fue el edificio.

Dónde comer

En Samos existen dos restaurantes que debes conocer y con una relación calidad precio imbatible. En el centro del pueblo está Albaroque. No te pierdas su ternera gallega, sus croquetas ni sus zamburiñas. Si eres de dulce, apúntate a la tarta de queso, de horno, por supuesto. A las afueras, que significa a un kilómetro y medio, Mesón Pontenova. Es un negocio familiar con una  magnífica materia prima y platos y postres caseros. 

Excursiones desde Samos

Pallozas en Cebreiro (Lugo)Cebreiro. Es el primer pueblo del Camino de Santiago Francés y se caracteriza por sus casas tradicionales o pallozas. Estas construcciones típicas en los Ancares leoneses y gallegos, en algunos puntos de El Bierzo, Lugo y Asturias, son de piedra, tienen forma circular u oval y un tejado cónico vegetal, hecho a base de paja y tallos de centeno. De hecho su nombre se debe al material con el que están hechos sus tejados. En muchas aldeas de montaña como O´ Cebreiro, las pallozas fueron utilizadas como viviendas hasta la segunda mitad del siglo XX.

 

Valle de Loúzara. Te perderás entre bosques con castaños y robles centenarios, salpicados por arroyos, fuentes, cascadas de aguas cristalinas que fluyen hacia el río Loúzara. Piérdete por esta zona para descubrir pueblos con la arquitectura local de piedra y pizarra. Parada, Cortes o Seceda son algunos de los pueblecitos que puedes visitar.

 

 

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

2 Comentarios

    1. Juana Jiménez 8 junio, 2021 at 10:29

      Ya era hora ¿no? A tope de fuerzas… Besos

      Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *