Riga en dos días

La capital lituana es un destino perfecto para una escapada de fin de semana ya que su casco histórico es pequeño y la parte más interesante de la ciudad está concentrada en un radio en su mayoría peatonal. Aquí tienes 9 planes imprescindibles para disfrutar de Riga en dos días y sacarle el máximo partido a tu estancia.

1. Pasear por el casco antiguo de Riga

Podrás recorrerlo en poco tiempo caminando. El lugar es tranquilo, agradable y casi todo peatonal. Disfruta de su arquitectura y no te pierdas:

La Plaza de la Catedral o Doma Laukums

El corazón de la ciudad. Desde aquí puedes comenzar a callejear y perderte por cualquiera de sus rincones y disfrutar de la arquitectura y el entorno. Nosotros tuvimos la suerte de escuchar un concierto callejero de acordeón. Con buen tiempo además podrás aprovechar sus terrazas. Repara en la vista desde la plaza hasta la calle Pils, donde se ven las iglesias de tejados vedes de cobre.

Plaza principal de Riga

La catedral de San Jacobo

De ladrillo rojo y con una cúpula de cobre sobre una torre cuadrada. Para visitar el interior hay que pagar una entrada y el precio puede variar en función del día y de si ofrecen un concierto con el órgano que hay en su interior.

La torre del Polvorín

La torre fue originalmente parte de la estructura defensiva de la ciudad, pero ahora acoge el Museo de la Guerra de Letonia. Fue construida en el siglo XIV y debe su nombre a que allí se almacenaban la pólvora. La entrada es gratuita y cuenta con unas preciosas vistas de la ciudad.

Torre del Polvorín

La escultura de Los músicos de Bremen

El asno, el perro, el gato y el gallo, protagonistas de este cuento infantil de los hermanos Grimm, tiene un lugar destacado en el caso histórico de la capital letona. En realidad es algo totalmente anecdótico y tiene su origen en que el fundador de Riga, un eclesiástico, obispo de Letonia, era originario de Bremen. La escultura fue un regalo de la ciudad de Bremen a la de Riga como muestra de hermanamiento entre ambas. Todo el mundo se hace una foto tocando el hocico al burro.

La iglesia de San Pedro

Esta situada en la placita donde se encuentra la escultura de los músicos de Bremen. Si quieres visitar su interior debes pagar 3 euros. Por 9 euros, además de visitar la iglesia puedes subir a la torre -2 pisos andando y el resto en ascensor-. Tienes vistas panorámicas de la ciudad con una visión de 360º.

Los tres hermanos

Son tres casas adosadas, las más antiguas de Riga, y tienen la peculiaridad de que pertenecieron a tres miembros de la misma familia que las construyeron en diferentes momentos. La más antigua es de 1490.

Los tres hermanos

2. Conocer el Mercado Central

Un gran edificio de la década de los 20 del siglo pasado que en su día albergó dirigibles zeppelin contiene hoy la mayor oferta de alimentación de la capital lituana. La construcción está formada por diferentes pabellones organizados por oferta de productos. Primero el pescado, a continuación la carne, los lácteos y la oferta de panadería. En la parte exterior, en la fachada posterior del edificio, es donde se concentran los puestos de fruta y verdura y un poco más alejado, la ropa, calzado y enseres domésticos.

Los puestos de frutas son muy llamativos. En otoño, enormes granadas rojas se mezclan con nueces, tomates de varios tipos, calabacines y frutos del bosque. Nos sorprendieron los precios, bastante baratos en algunos productos que creíamos que en un país frío no habría o serían caros y escasos. Por ejemplo, el kilo de mangos estaba a 0,70€, los tomates por debajo del euro y las nueces a 2€. Nosotros  compramos una bandejita de frambuesas para ir tomando mientras conocíamos el mercado por 2 euros.

En los últimos pabellones, donde la oferta es más variada, con un poco de todo, hay opciones para comer y beber: sopas, comida japonesa, productos dulces y salados de panadería, quesos,…

Mercado Central de Riga

3. Perderse por los Jardines Vermanes

Es el parque más antiguo de Riga y está dividido en dos por el canal. Se encuentra al lado del monumento de La Libertad, el monolito que recuerda a los caídos en la Guerra de la Independencia de Letonia y La Ópera. En otoño es una delicia dedicar un tiempo a hacer una ruta por este lugar y es una de las recomendaciones imprescindibles para hacer en Riga en dos días.

Parque del canal en Riga

4. Embarcarse en un crucero por el canal

Desde los Jardines Vermanes puedes acceder a unos pantalanes para hacer un recorrido en barco por el canal y tener otra perspectiva de la ciudad. El precio de los tickets varía mucho en función de si es temporada alta o baja. Por eso es probable que no veas una lista de precios junto a la publicidad de las compañías de los barcos. A nosotros en octubre nos ofrecieron un recorrido de una hora para dos personas por 18 euros.

5. Tomar una cerveza en Ms&Mr Beer

Situado en la la calle Maza Miesnieku 1. Descubrirás que has llegado cuando veas una moto de época aparcada en la puerta. En el interior, sobre un suelo de baldosas impresas, encontrarás más motos antiguas y un coche destartalado de los años 50.

Desde aquí llegarás de forma rápida y fácil a Los tres Hermanos, las casas más antiguas de Riga.

cervezas en Riga

6. Asistir a La Opera

Aunque solo vayas a estar dos días en Riga no desaproveches la oportunidad de asistir a un espectáculo de la Ópera. El edificio ya merece la pena pero además tendrás la oportunidad de disfrutar de la música y/ o el ballet a precios populares. La entrada media puede costarte unos 15 euros pero con suerte, encontrarás entradas más baratas.

7. Contemplar las vistas desde el hotel Radisson Blu

El Skyline, es el bar del hotel Radisson Blu, situado en la planta 26. Se encuentra al otro lado del río, en la parte moderna de la ciudad y tendrás unas vistas alucinantes de la ciudad, con perspectivas del barrio ruso -cerca del Mercado Central-, el casco histórico -con la iglesia de San Pedro, donde se encuentra el otro mirador de la ciudad-  y la Biblioteca Nacional -el edificio ecléctico con forma triangular situado en la zona moderna-.

8. Ir de compras

Ámbar, matroiskas rusas, prendas de lana y cosmética natural son algunas de las cosas más interesantes para comprar en Riga. Si quieres saber más sobre las mejores compras de la capital letona y la ruta de shopping pincha en este enlace.

9. Cenar en el restaurante Domini Canes

Ubicado en un lugar excepcional, junto a la iglesia de San Pedro. Posiblemente el mejor restaurante de Riga, con una carta corta pero elaborada y una materia prima de calidad a precios de Riga. En función de si bebes o no vino el precio oscila entre 20 y 30 euros por persona. El toque de las velas por la noche, le da un toque muy agradable.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *