Navegar entre pináculos de piedra en Guilin

La ciudad china de Guilin – se pronuncia Cuilín- alberga uno de los parajes más espectaculares de este enorme país asiático. A ambos lados de un río serpenteante y navegable, el río Li, emergen enormes pináculos de piedra kárstica que convierten el entorno en mágico. Guilin te permitirá disfrutar de un paisaje único y constituye el punto de partida para realizar otras visitas como la de las terrazas de arroz de Longji o la ciudad de Yangshuo, una población tradicional china con unos impresionantes paisajes en sus alrededores.

Qué hacer en y desde Guilin

Disfrutar de la naturaleza en torno al río Li

Paisaje del río Li en Guilin
Enormes moles de piedra kárstica salpican el río Li

Si has llegado hasta esta ciudad es porque estás interesad@ en descubrir los paisajes que se generan en torno al río Li. Podrás disfrutar de este espectáculo de la naturaleza, por el río o por carretera. Existen muchas opciones para navegar desde Guilin a Yangshuo. Hay una gran oferta de cruceros para turistas que incluyen algunos servicios como comida y aseos -otro tema es la calidad de los mismos-. Pero también puedes negociar una excursión con algún paisano y en función de tu disponibilidad de tiempo y presupuesto, ésta será de mayor o menor tiempo y distancia, pero suficiente para hacerte una idea de la magnitud y la belleza del lugar.

Un recorrido en coche también te permite saborear la naturaleza del entorno, contemplar los pueblos o fijarte en los cultivos desde una perspectiva diferente, pero no peor, que por el río. A lo largo de la carretera hay habilitados una serie de miradores para contemplar la perspectiva del río desde arriba. Aparcas, subes un sendero con escaleras y te encuentras diferentes plataformas a determinadas alturas.

En el río Li, con suerte, podrás conocer la milenaria técnica de pesca con cormoranes. Esta forma de vida ha permanecido inalterable a lo largo de los años. Eso sí, los pescadores de más edad, han cambiado la barca de bambú por el paseo por Guilin con su cormorán al hombro. De este modo van a la «pesca» de algún turista  a cambio de unos cuantos yuanes.

Pesca con cormoranes en Guilin
La pesca con cormoranes, de actividad milenaria a atractivo turístico

Descubrir la ciudad de Guilin

El entorno de Guilin es una delicia, sin embargo este calificativo no es aplicable a la ciudad. Guilin ha cambiado mucho en los últimos 10 años, cuando hicimos nuestro primer viaje. En la actualidad es una ciudad super turística, especialmente de turismo local, y está llena de tiendas sin gran interés, pensadas para ellos.  Solo se salva algún local con ropa bordada a mano.

Conocer Yangshuo

Es el destino de los cruceros que surcan el río Li pero se caracteriza por ser una población con arquitectura tradicional. Aquí podrás ver a gente pasando el tiempo con juegos de mesa en las puertas de sus casas o realizando sus tareas cotidianas. Nosotros tuvimos la suerte de ser invitados de excepción de una señora longeva. No pudimos hablar nada pero saboreamos un buen té.

Yangshuo, China
Hora de jugar en Yangshuo

El entorno natural de Yanghuo también merece la pena. Si tienes tiempo tal vez puedas escaparte por los alrededores.

Perderse entre los arrozales de Longji

Arrozales de Longji, excursión desde Guilin
Los arrozales de Longji también conocidos como La Columna del Dragón

A poco más de 2 horas en coche de Guilin se encuentran las terrazas de arroz de Longji. El trayecto ya merece la pena y es en sí mismo una excursión interesante. A lo largo del camino te cruzarás con frondosos bosques de bambú y pequeñas poblaciones tradicionales.

Las plantaciones de arroz de Longji son conocidas como la Columna del Dragón por la peculiar forma que adoptan las terrazas en la ladera y que recuerdan a la silueta de este animal mitológico tan característico de este país. Los cultivos corren a cargo de la tribu Yao, cuyas mujeres se caracterizan por su melena, que no se cortan jamás, recogida en un gigantesco moño. Las podrás ver peinándose el cabello a la puerta de sus casas.

Visitar los arrozales de Longji te costará 80 yuanes (unos 10 euros). A esta cantidad debes sumar el precio del taxi, que en nuestro caso fue de 600 yuanes ( unos 75 euros) más 50 yuanes de peaje (unos 6 euros más).

En el acceso a los arrozales hay un centro de visitantes con tiendas de souvenirs, avituallamiento y aseos. Curioseando en las tiendas puedes encontrar algunos objetos tradicionales de decoración o de artesanía de la región.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

2 Comentarios

  1. Marién 21 octubre, 2019 at 11:14

    Me fascinó Guilim, sobre todo desde el río Li. Es un paseo que sin duda merece la pena hacer.

    Reply
    1. Juana Jiménez 28 octubre, 2019 at 14:58

      Totalmente de acuerdo. Desde la carretera las vistas también son preciosas pero el encanto del barco…

      Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *