Qué hacer en Corralejo

Perteneciente al municipio de La Oliva, Corralejo, en la isla de Fuerteventura, cuenta con el atractivo de las grandes playas del Parque Natural de las Dunas. Pero no es el único. Hoy te cuento qué hacer en Corralejo: qué ver, dónde bañarse, tomar algo, comer y comprar.

Qué ver en Corralejo

La calle principal y el casco viejo de Corralejo pueblo

La Avenida de Nuestra Señora del Carmen es la arteria principal de entrada al pueblo. Está llena de tiendas, bares y restaurantes y muy animada a todas horas; las tiendas cierran muy tarde (en el entorno de las 22:00h) así que podrás aprovechar este plan en Corralejo de noche, cuando termine el plan de playa. Encontrarás desde los típicos comercios turísticos para cubrir las necesidades básicas de los turistas, fundamentalmente en verano, hasta propuestas locales, pasando, por supuesto, por las principales marcas internacionales. Desemboca en el casco antiguo y la playa de Corralejo Viejo.

La lonja de pescado

Rehabilitada hace un par de años, la lonja de Corralejo luce ahora su mejor cara con enormes dibujos de tortugas, caballitos de mar y pescados de todo tipo. Y entre ellos, maravillosas poesías que evocan al mar, como ésta del poeta canario Fernando García Ramos: Que libre campo es el mar, nadie lo surca ni siembra, ni tiene majanos blancos, ni tiene lindes ni cercas…

Lonja de Corralejo
Lonja rehabilitada en el pueblo de Corralejo

La costa

Realiza tu recorrido entre el Puerto y la playa de Las Agujas (hoy playa Vista Lobos) o viceversa. Atravesarás el propio pueblo, varias calitas o puedes ir directamente por el sendero de arena. Son unos cuantos kilómetros pero se puede acortar por donde quieras.

Dónde bañarse: Las mejores playas de Corralejo

Las Grandes Playas o Dunas de Corralejo

También se conocen como “las playas de los hoteles” porque allí se encuentran los dos primeros hoteles de Corralejo construidos sobre las dunas en los años 70: el Corralejo Beach y el Tres Islas. La carretera de la costa, la FV-1, que une Puerto del Rosario con Corralejo, corta en dos el Parque Natural de las Dunas de Corralejo como si fuera una gran columna vertebral. A un lado, una playa de más de seis kilómetros de arena inmaculada. Al otro, un desierto blanco, virgen,  que sólo puede admirarse desde el coche o parando en la cuneta- nada de adentrarse ni pisarlo-. En total, más de 2.600 hectáreas de desierto que en algunos tramos limitan con el mar.

Dunas de Corralejo en Fuerteventura
Seis kilómetros de playas infinitas

Los accesos principales a esta zona privilegiada la constituyen dos grandes hoteles de la cadena Riu. Estos alojamientos cuentan a su favor con la ubicación inmejorable. Por contra, La Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, «Costas», responsable de la protección del medio ambiente costero y marino, tiene bloqueado desde hace casi dos años los proyectos de reforma de estos hoteles. Así que si tienes previsto alojarte en uno de ellos en tu visita a Fuerteventura, ten en cuenta que estarás pagando fundamentalmente ubicación porque a ambos les hace falta un «lavado de cara» importante.

La zona de playa que se sitúa entre Corralejo y los hoteles Riu está más expuesta al viento y se ha convertido en un paraíso de los amantes del kite surf. Aquí, la forma de protegerse de los fuertes vientos es con unos parapetos semicirculares construidos con piedra volcánica. Si eres de l@s primer@s en llegar podrás hacerte con uno de estos refugios. Para conocer este tramo de la playa debes aparcar directamente en la carretera y atravesar la arena hasta llegar a la costa. En esta parte de la playa no tienes servicios de ningún tipo ni hay socorristas.

En la zona de los hoteles tienes dos accesos directos con vehículo a las playas de dunas. Aquí podrás alquilar una tumbona con sombrilla por 6 euros y dos tumbonas por 9 euros. Y a lo largo de la costa se encuentran repartidos 4 chiringuitos, para beber, tomar un helado y comer. El más próximo a los hoteles no tiene cocina y solo ofrece algunas propuestas básicas como hamburguesas y perritos calientes pero a partir del segundo podrás encontrar pescado fresco.

Si estás en verano en las Grandes Playas -este es su nombre formal- posiblemente te abordará la china/masajista. Por 20 euros y en 20 minutos promete dejar en orden todos tus músculos. A veces baja la  tarifa hasta los 15 euros.

Aunque desde los hoteles a la zona donde se encuentra el último chiringuito de la playa se produce la mayor concentración de público, nunca tendrás sensación de que haya demasiada gente, ni siquiera en julio y agosto, los de mayor afluencia. A medida que te alejas de la zona de los hoteles, las personas se ven con menos frecuencia y  se incrementa la práctica de nudismo.

Restaurantes de Corralejo

Podrás saborear lo mejor de la cocina canaria en El Anzuelo, en una ubicación inmejorable, junto al mar. Otras opciones son Sanus, que como indica su nombre es especialmente cuidadoso con todo tipo de alergias e intolerancias y Ugly Duckling, un espacio pequeño y acogedor con propuestas danesas.

Para tomar algo entre horas, el Agua Tiki Bar o el Galera Beach Bar. El Agua Tiki se encuentra en primera línea de playa y es ideal para tomar un cocktail o un zumo natural con unas vistas privilegiadas de la isla de Lobos. En el Galera Beach Bar, en la playa de La Galera, podrás escuchar música en directo.

Si te gustan los helados tu destino es la heladería italiana artesanal El Gusto, situada en pleno pueblo, en la calle Antonio Hernández Páez, número 3. Corralejo está tomada por los italianos, así que no es tan raro encontrar algunos restaurantes y heladerías que directamente te trasladen a ese país. La Ostería del Colori, situado en la calle Victor Grau-Bassas, es uno de esos casos.

Dónde comprar

Además de en la calle principal, donde se concentrar todas las tiendas, puedes probar suerte con los mercadillos. En el enlace te remito a todos los mercadillos de Fuerteventura pero concretamente en Corralejo existen dos. El Mercado Africano se convoca cada martes y viernes en el aparcamiento del Acua Water Park, en la Avenida de Nuestra Señora del Carmen. Por su parte, el Mercado Artesano se celebra los jueves y domingos en el centro comercial El Campanario, en la calle Hibisco nº 1.

Dónde alojarte si vas en pareja

Hotel Avanti
Pequeño hotel para adultos en Corralejo

Si quieres unas vacaciones románticas disfrutando de la esencia del pueblo, puedes alojarte en el hotel Avanti. Este hotelito, situado en el corazón de Corralejo, junto al puerto, recuerda a las construcciones griegas y está decorado con esa estética, todo en blanco y azul. Solo admite adultos.

Excursiones desde Corralejo

El Cotillo

Se encuentra a unos 20 minutos en coche desde Corralejo. Tiene playas maravillosas a uno  y otro lado del pueblo. Situados en él y mirando al mar, a la derecha, te encontrarás con calas de aguas tranquilas. A la izquierda, siguiendo la carretera de tierra, las playas son de mayor extensión y más expuestas al viento pero igual de increíbles. Para reponer fuerzas tras el baño o el paseo,  una vieja «sancochada» -guisada- en el restaurante El Callao. Te llevan la comida a una terraza que tienen montada directamente en el pequeño puerto.

Playas de El Cotillo
Playas a la derecha del pueblo de El Cotillo

La Oliva

Es la capital del municipio de Corralejo y llegarás en coche en unos 20 minutos. Es una opción para un día que el tiempo no invite a disfrutar de las playas ya que resulta interesante pero tampoco es un lugar imprescindible de la isla. Verás lo más interesante en poco más de una hora. Destacan la ermita de Nuestra Señora de Puerto Rico, la Casa del Coronel, reconvertida en Museo de las Tradiciones y la Casa de los Coroneles.

Betancuria

Fuerteventura
Campanario de la Iglesia de Santa María

Betancuria, la villa de casas señoriales del centro de Fuerteventura, ha sido durante cinco siglos la capital administrativa de la isla. Perderse por su casco antiguo perfectamente conservado y peatonal te llevará poco tiempo y llegar en coche desde Corralejo, implica menos de una hora.

Todo en Betancuria gira en torno a la iglesia de Santa María, situada en el centro del casco antiguo, en la plaza principal.  Su campanario, además, se ve desde todas partes. Verás calles adoquinadas y edificaciones encaladas y rematadas con piedra. Algunas de ellas pertenecieron a grandes familias y hoy albergan negocios turísticos –oferta gastronómica y de artesanía local- o administrativos. La gama de color blanco y piedra solo se altera con las gitanillas en puertas y balcones y algunas macetas de cactus, tan característicos de las Canarias.

Si quieres darte un homenaje gastronómico puedes hacerlo en el restaurante Casa Santa María, una casa de campo del siglo XVII rehabilitada. La experiencia será tanto gastronómica como arquitectónica. La propiedad cuenta con varios espacios peculiares como el jardín interior o una terraza con unas magníficas vistas del municipio. Ten en cuenta que si hace viento la vivencia de la terraza no será tan grata por mucho que las vistas sean magníficas. En el supuesto de que prefieras comer o cenar por un precio más ajustado, tienes varias opciones a la entrada del pueblo.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *