Piscinas naturales en La Garganta de los Infiernos

En el valle del Jerte, una decena de piscinas naturales encadenadas por cascadas, forman uno de los lugares de baño de agua dulce más bonitos de España. Se trata de los pilones de la Garganta de los Infiernos. Extremeños y foráneos se acercan cada verano a este lugar para disfrutar de una jornada de baño en un marco incomparable.

Cómo llegar a la Garganta de los Infiernos

El punto de partida es el municipio del Jerte, en Extremadura. A las afueras del pueblo hay un camping, Valle del Jerte, con un espacio habilitado para aparcar. Desde la misma zona de aparcamiento arranca la senda que te lleva a las piscinas, conocidas como Los pilones. El inicio está indicado con un cartel que dice que llegar al destino final lleva aproximadamente 50 minutos. Ve pendiente de las indicaciones ya que a lo largo del recorrido hay varias bifurcaciones. Este camino es agreste, con algunos puntos un poco más duros (especialmente en verano debido a las  altas temperaturas) y no indicado para personas con movilidad reducida o carritos de bebé.

El tramo más difícil se encuentra al principio. Hacia la mitad del trayecto hay una zona sin ninguna sombra que puede resultarte más costosa si acudes en verano y no vas preparad@ para combatir el calor. Sin embargo, no hace falta estar muy en forma para reducir algo el tiempo indicado en las estimaciones de la cartelería.

En cualquier caso, existe una ruta alternativa y que sale del mismo punto. Se trata de una senda que combina tramos asfaltados con otros de tierra, más ancha y con las pendientes más suavizadas y  que sale de frente a la zona de aparcamiento. Obviamente el recorrido es un poquito más largo pero también más llevadero. Esta ruta no está señalizada como la de Los pilones pero es la que utilizan los coches para las excursiones organizadas. Si lo tuyo no es el ejercicio físico, hay un par de empresas que te llevan en coches todoterreno y te hacen una ruta guiada por la zona.

camino a la Garganta de los Infiernos

Este camino es el que debes utilizar a la vuelta de los pilones para no cruzarte con nadie en el recorrido y cumplir con las medidas de seguridad covid (vigentes en verano de 2021). Lo que ocurre es que la señalización es tan mala que el cartel pasa prácticamente desapercibido y casi todo el mundo opta por el camino habitual para subir y bajar. Entre las ventajas de la ruta asfaltada destaca, que al ser más fácil, puedes ir disfrutando más del entorno, un frondoso bosque de robles. Por otro lado, como el camino es más ancho, no existe ningún riesgo con las distancias de seguridad entre personas y/o grupos.

Qué te vas a encontrar

Vistas desde el puente en los pilones de la Garganta de los Infiernos

A la llegada a los pilones, un puente de altura considerable atraviesa el río Jerte. Desde él tendrás unas magnificas vistas de todas las marmitas gigantes horadadas en la piedra. Por debajo de ese puente se encuentran las zonas de mejor acceso para el baño, con grandes piedras para establecerse e incluso con algunos espacios de sombra. Una de las piscinas de este punto es bastante profunda y algunos bañistas aprovechan para tirarse desde lo alto del puente. Esta zona es la preferida para familias con niñ@s más pequeños o personas que no toleran bien el sol.

A la izquierda del puente, es donde se encuentra toda la ristra de piscinas encadenadas. Disfruta de las vistas y decide en qué zona querrás ubicarte. Puedes hacerlo a los dos lados de la ribera y requiere cierta destreza para andar entre las rocas. En la parte más alta de estos pilones se encuentra una gran bañera con enormes piedras para asentarte. Aquí los árboles generan buenas sombras e incluso hay una fuente. Éste es otro de los lugares codiciados. En primer lugar por la sombra y la fuente y, en segundo, porque muchos de los bañistas de la Garganta de los Infiernos lo que hacen es recorrer nadando y saltando todo el trayecto de pilones, de arriba abajo. Comienzan por esta gran piscina y llegan hasta debajo del puente.

Para volver al lugar de origen deben hacerlo a pie ya que el ascenso por el agua es muy complejo. De hecho en todos los años que llevamos visitando este lugar solo hemos visto una persona capaz de hacer el recorrido de vuelta por el agua. Debe ser de la zona o un gran amante de este lugar porque ya hemos coincidido en varias ocasiones con él y verle subir y bajar con esa destreza resulta todo un espectáculo.

Piscinas naturales en el Jerte

Cuándo ir

Verano es la estación ideal para disfrutar del baño en los pilones pero la Garganta de los Infiernos es una Reserva Natural que bien merece una excursión en cualquier época del año. Hay bosques de robles, que se entremezclan con helechos; en las zonas más próximas a los cursos de agua crecen alisos, fresnos y sauces y en las laderas más soleadas podrás admirar los cultivos de cerezos, que tanta fama proporcionan a a la comarca del Jerte. De cuando en cuando podrás toparte con algún tejo, acebo o abedul, que debido a su escasez, están considerados auténticas joyas en la zona y por tanto, están protegidos.

Si acudes en verano debes tener encuentra que los fines de semana y festivos son los días más concurridos. Si no te da pereza hacer la caminata para poco tiempo, acudir a media tarde en los meses de junio y julio, con los días muy largos, puede ser una buena opción ya que es cuando parte de los visitantes comienzan el descenso y el agua está mejor después de haber recibido los rayos de sol durante todo el día. Además, en una excursión corta no es necesario llevar mucho peso de avituallamiento. Recuerda que debido al calor que hace en Extremadura, la temporada de baño en esta zona se alarga, así que puedes aprovechar esta circunstancia.

Marmita en la Garganta de los Infiernos

Recomendaciones para visitar la Garganta de los Infiernos

Lleva puesto zapatillas de deporte o calzado tipo trekking, gorro, gafas de sol y protección solar. En algunas zonas de sombra, especialmente cuando cae la tarde, proliferan esas moscas pequeñas que tienen la costumbre de ir directamente a tus ojos. A veces, ni las gafas de sol son suficiente.

Mójate la cabeza en la fuente que hay al inicio del recorrido. Puedes aprovechar para llenar tu cantimplora. Recuerda que hay otra fuente de agua potable en los pilones, en la zona más elevada.

Utiliza calzado de goma para bañarte, tipo escarpines o cangrejeras. Te resultará más cómodo para moverte entre las piedras. En cualquier caso, ten cuidado con los resbalones.

Debes llevar el avituallamiento que consideres oportuno para la excursión. En Los pilones no hay nada para satisfacer tus necesidades, salvo la fuente de la charca más elevada.

En general, es un lugar carente de sombras, salvo en los los extremos de Los Pilones. Si toleras mal el sol será mejor que optes por la charca más elevada o la zona que está por debajo del puente. En el resto, sobrero y mucho baño para compensar el sol del las horas centrales del día. Todo el tramo de piscinas se encuentra en una zona muy encajonada, así que con la caída del sol, una de las riberas se queda totalmente en sombra. Si prefieres el sol de última hora de la tarde, crúzate al lado contrario.

Cascada en Los Pilones del valle del Jerte, Extremadura

Qué comprar

Si visitas la Garganta de los Infiernos en verano no te olvides de comprar cerezas. Las del valle del Jerte cuentan con denominación de origen y son excepcionales. Acércate al pueblo y podrás adquirirlas a cualquier vendedor en la puerta de sus domicilios o en negocios más prósperos, en grandes naves, a lo largo de la calle principal. Los precios varían en función del tamaño y podrás  comprarlas incluso en días festivos, con la certeza de que están recién cortadas.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *