Paisajes de Islandia en invierno

Si tienes dudas de cuándo viajar a Islandia, te cuento lo que vas a encontrarte en la isla durante los meses más fríos: los paisajes de Islandia en invierno.

Seguramente, si has apostado por este destino es porque tienes claras algunas cosas que quieres ver; las auroras boreales, los glaciares, las cuevas de hielo, los paisajes blancos,… Pero la clave a tener en cuenta es que aquí se cumple la máxima de que lo importante es el camino. Cada trayecto es, en sí mismo, un  regalo para la vista. Así que prepárate para percibir los grandes contrastes que te ofrecen los paisajes de Islandia frente a los espacios por los que sueles moverte habitualmente, vengas de donde vengas.

Carreteras de Islandia:

Carreteras nevadasTu aventura estará repleta de kilómetros y kilómetros donde no verás casas, ni cableado eléctrico ni telefónico. En definitiva, un espacio natural apenas distorsionado por la mano del hombre. Lo único que te encontrarás, durante todo el recorrido a ambos lados de la carretera y que tenga que ver con la intervención humana, son las vallas de las granjas que evitan que los caballos, ovejas o renos crucen a la carretera.

No sabrás lo que es un atasco y los únicos cortes de carreteras estarán provocados por las inclemencias meteorológicas. Ojo, a eso sí que estarás expuesto si viajas en invierno. Así que échale un vistazo a estos consejos para viajar a Islandia y piensa que vivir en primera persona una  tormenta de nieve y viento será una experiencia más del viaje.

Haz fotos en cada punto del camino que te llame la atención pero ten en cuenta que aunque no haya nadie y te parezca que tu coche no molesta, está prohibido parar en la carretera. Presta atención a las cunetas y asegúrate previamente de que no tendrás ningún problema con la nieve y el hielo cuando quieras salir con tu coche de nuevo. Para evitar contratiempos, lo ideal es que estaciones tu vehículo en accesos a fincas o caminos que podrás identificar por las puertas de entrada.

Si las condiciones meteorológicas son adversas no creas que el día está perdido. En Islandia  te pueden cortar una carretera y al cabo de unas horas puedes continuar tu ruta sin problemas. En el supuesto de que la situación se ponga negra siempre puedes apreciar el extraordinario fenómeno de la nieve arrastrándose a gran velocidad por la superficie de la carretera por el efecto del viento, como si fuera un fantasma.

Glaciares islandeses:

Paisajes de Islandia nevadosRecorriendo el sur por la Ring Road, la carretera principal que da la vuelta a toda la isla, puedes ver varios glaciares. Recuerda que más del 10% de la isla está cubierta por estas masas de hielo en movimiento. Sólo tienes que coger alguna de las carreteras secundarias o caminos para descubrir enormes bloques de hielo azul. Pero ojo, esta empresa no es sencilla y requiere de conocimientos y medios específicos, así que, o eres un montañero avezado o para imbuirte más en esta experiencia deberás contratar una excursión con una empresa local y especializada.

Cuevas de hielo:

Como complemento a tu aventura en un glaciar puedes visitar una cueva de hielo. Ver cuevas de hielo lleva implícita la contratación de una excursión ya que llegar por tus medios resulta imposible por el desconocimiento del terreno. Hazlo con tiempo ya que si te esperas a tu llegada a Islandia, te encontrarás con que las reservas para las mejores cuevas estarán completas.

cueva de hieloEl funcionamiento de las excursiones es el siguiente: en función de la empresa y cueva seleccionadas, quedas en un punto de encuentro determinado al que deberás acudir por tus propios medios. De ahí te trasladan en un super jeep -vehículo acondicionado con  enormes ruedas para circular sobre hielo y nieve- hasta otro punto y a partir de ese momento, tendrás que hacer el recorrido caminando. Dependiendo de tu nivel físico y de tus expectativas sobre el destino tendrás que hacer una caminata de entre 5 y 90 minutos (recuerda el tiempo de vuelta).

Obviamente las cuevas más apartadas son las más impresionantes y menos concurridas. Las mejores excursiones oscilan entre 4 y 7 horas desde el punto de encuentro, así que cuando diseñes tu viaje ten  en cuenta que para conocer una cueva de hielo necesitas destinar un día. Si la duración es menor, será una cueva menos impactante y más masificada.

Te recomiendo que pidas a la empresa organizadora que te muestre fotografías de las cuevas que visite tomadas ese mismo año. Si es una empresa seria no te pondrá ninguna pega. Si te ponen excusas o te enseñan fotos de años anteriores, desconfía; puede que cuando llegues a la cueva en cuestión tus expectativas no se cumplan.  El aspecto y la ubicación de las cuevas puede llegar a cambiar radicalmente de un año para otro.

Los organizadores  de las excursiones a las cuevas de hielo te facilitan crampones y casco. Sobre tu equipación para combatir el frío y la nieve, no olvides chequear el post que te indiqué más arriba sobre consejos para el viaje a Islandia.

Ríos:

Disfrutar paisajes de IslandiaA lo largo de tu periplo verás ríos helados o a medio congelar. Los tonos del agua varían del verde al azul, el gris y hasta el rosáceo… Y a eso hay que sumarle los reflejos que producen los hielos y el agua. Si eres detallista llegarás a apreciar las burbujas de aire atrapadas en el hielo generando composiciones que son verdaderas obras de arte abstracto. Si eres amante de la fotografía, no dudes en parar con frecuencia en ríos y arroyos y realizar algún pequeño recorrido por sus orillas. No te arrepentirás y obtendrás algunas de tus mejores instantáneas. Eso sí, toda precaución es poca. Recuerda que te mueves próxim@ al agua.

Diamond Beach:

Si el nombre te parece sugerente lo que vas a ver es aún más. Constituye uno de los paisajes de Islandia en invierno más sugerentes. Los bloques de hielo desprendidos del glaciar Vaknajokull atraviesan la laguna Jokulsarlon y terminan desembocando en el mar.  Las olas hacen el resto, empujándolos a la orilla donde quedan varados. El agua pule los bloques, dejándolos como cristales transparentes o con matices azules o verdosos, como si fueran diamantes. Un imprescindible del viaje que congrega a  fotógrafos de todas las nacionalidades.

Cascadas. Constituye un atractivo de los paisajes de Islandia tan importante que requiere un post específico. Prometo contártelo próximamente.

Auroras boreales:

También conocidas como las Luces del Norte. Ten en cuenta que la mejor hora para verlas es entre las 22h y las 24h, siempre con un cielo despejado y sin contaminación lumínica y entre los meses de octubre a marzo. En esto nosotros no fuimos afortunados, así que habrá que repetir. No te olvides chequear esta  Web para buscar auroras boreales.

Escápate a ver los paisajes de Islandia antes de que la isla se convierta en un gran destino turístico. 

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *