Meteora y sus monasterios suspendidos del cielo

El bosque de piedras de Meteora constituye en sí mismo un fenómeno de la naturaleza digno de ser admirado. Si a eso le sumas que en la parte superior de algunos de esos grandes bloques graníticos se han construido las mayores joyas de la iglesia ortodoxa en Grecia, sin duda, Meteora, debe ser uno de los lugares que hay que conocer si visitas el país heleno.

Meteora, cuyo significado es suspendido del cielo, está situado en el norte de Grecia, en la región de Tesalia. En el siglo XIV y aprovechando estas formaciones geológicas, los sacerdotes ortodoxos griegos comenzaron a construir sus monasterios, huyendo de los turcos y albaneses. En estas construcciones inexpugnables han vivido desde entonces, manteniendo una conexión mínima con el mundo exterior.

La Segunda Guerra Mundial acabó con gran parte de estas maravillas arquitectónicas y de los 23 monasterios en actualidad sólo se mantienen en pie seis. Todos están habitados y se pueden visitar los templos que albergan en su interior. En cinco de ellos viven monjes ortodoxos y uno es el hogar de monjas.

Desde hace años Meteora se ha convertido, además, en punto de encuentro de escaladores de todo el mundo.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *