Las NO compras en Seúl

Antes de aterrizar en Seúl ya sospechaba que no iba a ser mi destino top de compras… Aunque siempre albergas una esperanza. Pero no, en este caso estaba en lo cierto (lamentablemente) y salvo el asunto cosmética, donde Corea si es un paraíso,  no encontré nada.

Ya desde el primer momento, fijándome en las chicas por la calle, fui consciente de que la moda y las tendencias no son una prioridad en la capital de Corea del Sur. Es más, tuve la percepción de que en general, ellos iban mejor vestidos que ellas, especialmente los ejecutivos, a los que por cierto, el traje les sienta estupendamente.

Siguiendo mi estudio de mercado descubrí que las tiendas locales no tenían nada especial y la presencia de tiendas internacionales de lujo no era muy destacable.

Mercado Nandaemun

Aún quedaba una oportunidad. La oportunidad. En pleno centro de la ciudad, y a pocos minutos de la zona comercial más importante de la ciudad, Myeong Dong, se encuentra el mercado Nandaemun. El día que planeamos su visita yo ya estaba fantaseando con las similitudes con el Mercado de Chatuchak en Bangkok. Pero para mi disgusto no encontré ninguna. 

Nandaemun Market es una enorme extensión llena de puestos y tiendas con mercancía doble C: cutre y cara. Como nunca tiramos la toalla decidimos  adentrarnos y así, entre cientos de vestidos, camisas y pantalones sin ningún estilo realizados en un amplía gama de tejidos sintéticos, descubrimos un puesto con ropa tailandesa interesante. Eso sí, a unos precios absolutamente desproporcionados. Un chasco más. Aún así pasamos un par de horas con los ánimos inversamente proporcionales al mercurio del termómetro en busca de algún hallazgo. El resultado de todo ello, unos bolsos estampados (nos arrepentimos de no haber comprado más) cuyo precio variaba en función del tamaño pero que en ningún caso superaba los 20 euros, y unos coloridos pantalones por cuatro euros.

Poco tiempo después de haber estado en Seúl descubrí unas sedas maravillosas en un viaje a Qatar. Aluciné cuando tras preguntar el origen, el vendedor me confesó que venían de Corea. Yo no tengo nada claro que vuelva a repetir destino pero si por casualidad acabas yendo a Seúl, o a cualquier otro punto de Corea del Sur, no te dejes influir por este post y dale una oportunidad a las compras. Puede que haya suerte… Además en algún lugar del país debe haber unas sedas maravillosas esperándote.

Por si te interesa más sobre Seúl, aquí tienes:

10 Curiosidades de Seúl

Tienda curiosa y cara en Seúl

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *