Las carreteras en Zanzíbar

En Zanzíbar la arena de la playa es tan blanca que en un día soleado no podrás mirarla sin gafas de sol y no deslumbrarte. Además es tan fina que parece harina para hacer bizcochos. La primera vez que vi una imagen de esas playas interminables e inmaculadas y con un mar de un azul intenso pensé, «tengo que conocer ese lugar».

Cuando llegas a sus playas confirmas que el destino no solo no te ha decepcionado sino que te ha enamorado. Y que lo mejor de esas playas no son ni su fina arena blanca ni sus aguas cristalinas. Lo mejor de las playas de Zanzíbar es que están perfectamente integradas en la vida de los habitantes de la isla. Cada día, a primera hora de la mañana y a media tarde, podrás ver desfilando a los niños con sus uniformes camino del colegio, a los comerciantes transportando sus mercancías en carros de bueyes o a los lugareños trasladándose de un lugar a otro con sus motos. Porque las playas son las carreteras en Zanzíbar. Así que además de disfrutar del sol y el mar, lo harás de la vida zanzibarina.

Puedes ver más fotos de nuestro viaje a Zanzíbar, pinchando aquí

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *