Estilo boho con bolso tuareg

Las tribus tuareg del desierto del Sahara se caracterizan por ser unos auténticos artistas trabajando el cuero. En Argelia, Libia, Mali, Níger y Burkina Faso aprovechan la piel de sus cabras y camellos para elaborar unos bolsos alucinantes, el bolso tuareg o camellero. Este complemento, que te aseguro que acabará convirtiéndose en objeto de culto por su estilazo y originalidad, se cuelga en la grupa de los camellos para llevar los objetos personales mientras los tuaregs atraviesan las interminables dunas del desierto.

Habitualmente hay dos tamaños de bolso tuareg: El pequeño, con una forma bastante estrecha, alargada y terminado en pico. Este modelo aprovecha al máximo toda la piel del cuerpo de la cabra (de ahí esa peculiar forma). El grande lo realizan con piel de camello y suele tener una forma más cuadrada o rectangular.

Las mujeres tuareg son las que se encargan del proceso de elaboración de estos bolsos, desde el tratamiento de la piel, hasta el diseño y la ejecución. En primer lugar ponen las pieles en remojo para que se desprendan del pelo. Después las curten con taninos vegetales y a continuación se centran en el diseño y elaboración de cada pieza.

Los colores, realizados con tintes vegetales y minerales, y los abalorios, a veces cuentas o espejos, suelen jugar un papel destacado. Sin embargo, para mi gusto, lo que embellece de verdad cada uno de estos bolsos es el manojo de flecos con que rematan cada pieza. A veces son tan grandes y largos que solo te puedes permitir tener una de estas piezas como objeto de decoración. Como complemento pesa demasiado o incluso puede llegar a arrastrar por el suelo… por muy alta que seas (que no es mi caso)

En Marrakech puedes encontrar estos bolsos, tanto los auténticos, antiguos y con frecuencia, desgraciadamente, deteriorados, como la versión moderna más cómoda, ligera y manejable. Obviamente yo opto por la primera si bien es cierto que a la versión moderna le sacaras mucho más partido. La opción antigua de bolso tuareg tiene además el inconveniente añadido de que el interior es como una bolsa, sin ningún tipo de apartado ni bolsillos interiores. Si además por comodidad has elegido el modelo pequeño, o sea el de piel de cabra, tendrás que meter la mano casi hasta el codo cada vez que quieras encontrar algo del interior de tu bolso. Yo resolví ese problema comprándome el típico organizador de bolsos. (Lo puedes encontrar en Salvador Bachiller,  Misako o Amazon).

Pero vuelvo al sitio donde puedes encontrarlos. Después de unos cuantos viajes al zoco (para enterarte de otras cosas que puedes encontrar en Marrakech pincha aquí y aquí) creo que la mejor tienda se encuentra en la Plaza de las Especias, enfrente del Café des Epices. Esa tienda además cuenta con una colección importante de joyas antiguas tuareg. No te olvides de echar un vistazo si estás pensando en viajar a Marrakech. Te aseguro que si al final te animas a comprar uno de estos bolsos te pararan por la calle. A mí una vez en una tienda en Madrid me cogieron el mío, que había dejado previamente en un perchero, mientras me probaba un abrigo. La chica en cuestión no dejaba de decir a su amiga: Me encanta este bolso navajo!!! Así que recuerda, hazte con un bolso tuareg y vigílalo. Puede convertirse en objeto de deseo.

 

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

1 Comentario

  1. ANALACTEA 20 septiembre, 2016 at 08:53

    Maravillosos, no los conocía <3

    Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *