Llegó la hora del cambio de armario

Llegan el calorcito, los estampados, los tirantes, los escotes, las sandalias, los bikinis,.. y el temido cambio de armario. No es una tarea que suela gustarnos pero al menos tienes que reconocer que sustituir el jersey de lana de cuello vuelto por las camisetas de algodón, nos chifla. El veranito se acerca y esto ya es irremediable así que mentalízate y ponte manos a la obra.

Sólo hay dos maneras de afrontarlo. ¿Tu eres de las que abren el armario de par en par, sacan todas las perchas y vacían cajones y rincones recónditos a la vez, llenando cama, sillas y hasta el suelo de todo lo que hay que trasladar de un sitio a otro? Si eres de las mías levanta la mano… O por el contrario ¿eres una auténtica estratega que disecciona el vestidor poco a poco, en plan, hoy tocan los pantalones, mañana el calzado,…? En este caso enhorabuena porque la organización es tu lema y seguro que en ningún momento pierdes los nervios con este asunto.

Lo que está claro que que a todas nos encantaría tener el vestidor de Lovely Pepa, pero como en la mayoría de los casos esto es imposible, mi sugerencia es que te busques un aliado, las paredes. Sí, las paredes. Seguro que no habías reflexionado sobre ello pero tengas el tamaño que tengas de casa, esta está llena de paredes siempre y se pueden convertir en parte estratégica de tu vestidor. Seguro que tienes rincones, pequeños espacios y esquinas  que están desaprovechados y que son ideales para tus gafas de sol, tus pañuelos y tus collares. Si le das una solución como he hecho yo, no solo desalojarás cajones y huecos de tus armarios para otras cosas- evitándote además tener que moverlo en cada cambio de temporada- sino que al tener todo a la vista te resultará más fácil elegir lo que quieres ponerte o incluso utilizar o cambiar de complementos. Porque admítelo ¿cuántas veces has elegido tu ropa del día siguiente pensando en no tener que cambiar de bolso? … Pues eso.

Por otro lado, si necesitas un gran armario pero nunca llega el momento de afrontar esa inversión te propongo la solución que yo he ideado: un sistema de doble barra colgado de la pared. Con esto consigues duplicar tu capacidad para colgar todas tus cosas y además lo tienes todo a la vista con lo que será más sencillo tomar la decisión del ¿qué me pongo hoy?

Si estás en la fase creativa puedes sustituir el sistema de barras por otras opciones como las ruedas de bicicleta pero eso ya es otra historia…

 

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *