Las dunas de Corralejo: entre el mar y el desierto

Kilómetros y kilómetros de dunas de arena blanca conforman el Parque Natural de las dunas de Corralejo, en Fuerteventura. La carretera de la costa, la FV-1, que une Puerto del Rosario con Corralejo, corta en dos este paisaje como si fuera una gran columna vertebral. A un lado, una playa de más de seis kilómetros de arena inmaculada. Al otro, un desierto blanco, virgen,  que sólo puede admirarse desde el coche o parando en la cuneta- nada de adentrarse ni pisarlo-. En total, más de 2.600 hectáreas de desierto que en algunos tramos limitan con el mar.

Sin duda, las playas de dunas de Corralejo representan uno de los grandes atractivos de Fuerteventura. Los accesos principales a esta zona privilegiada la constituyen dos grandes hoteles de la cadena Riu, el Corralejo Oliva Beach y el Tres Islas. De hecho esta zona también es conocida como las playas de los hoteles. Estas construcciones, que hoy serían impensables en un entorno como éste, fueron los primeros hoteles de Corralejo y datan de la década de los 70.DUnas de Corralejo en Fuerteventura

Estos alojamientos cuentan a su favor con la ubicación inmejorable. Por contra, La Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, «Costas», responsable de la protección del medio ambiente costero y marino, tiene bloqueado desde hace casi dos años los proyectos de reforma de estos hoteles. Así que si tienes previsto alojarte en uno de ellos en tu visita a Fuerteventura, ten en cuenta que estarás pagando fundamentalmente ubicación porque a ambos les hace falta un «lavado de cara» importante.

La zona de playa que se sitúa entre Corralejo y los hoteles Riu está más expuesta la viento y se ha convertido en un paraíso de los amantes del kite surf. Aquí, la forma de protegerse de los fuertes vientos es con unos parapetos semicirculares construidos con piedra volcánica. Si eres de l@s primer@s en llegar podrás hacerte con uno de estos refugios. Para conocer este tramo de la playa debes aparcar directamente en la carretera y atravesar la arena hasta llegar a la costa. En esta parte de la playa no tienes servicios de ningún tipo ni hay socorristas.

En la zona de los hoteles tienes dos accesos directos con vehículo a las playas de dunas. Aquí podrás alquilar una tumbona con sombrilla por 6 euros y dos tumbonas por 9 euros. Y a lo largo de la costa se encuentran repartidos 4 chiringuitos, para beber, tomar un helado y comer. El más próximo a los hoteles no tiene cocina y solo ofrece algunas propuestas básicas como hamburguesas y perritos calientes pero a partir del segundo podrás encontrar pescado fresco.

Si estás en verano en las Grandes Playas -este es su nombre formal- posiblemente te abordará la china/masajista. Por 20 euros y en 20 minutos promete dejar en orden todos tus músculos. A veces baja la  tarifa hasta los 15 euros.

Aunque desde los hoteles a la zona donde se encuentra el último chiringuito de la playa se produce la mayor concentración de público, nunca tendrás sensación de que haya demasiada gente, ni siquiera en julio y agosto, los de mayor afluencia. A medida que te alejas de la zona de los hoteles, las personas se ven con menos frecuencia y  se incrementa la práctica de nudismo.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *