Detrás de esto

claudia

Juana Jiménez. Me encanta viajar, las playas paradisíacas, el sol y el chocolate. No siempre en este orden y a veces lo quiero todo a la vez. Soy más feliz cuando los días son largos y tienes más tiempo de compartir momentos. Mi sueño, conocer todos los mercados del mundo. Periodista de profesión y de pasión, nunca pensé, después de tantos años ejerciendo, que iba a disfrutar tanto con una aventura como esta. Soy la de la idea, la que tuvo claro el nombre desde el minuto uno -aunque no fuera amigable para el SEO- y la que se curra los textos.

 

 

inigoIñigo Martitegui. Diseñador y creativo. Es un espíritu inquieto que necesita tener siempre un proyecto entre manos. Tiembla si está ocioso y rondas por su lado porque encontrará rápidamente una excusa para redecorar tu vida. Cuando le conocí me dijo que no había malos modelos, había malos fotógrafos. Es, por supuesto, el autor de las fotos de este blog y lugares como el aeropuerto de Madrid (Barajas), ya han expuesto su obra con percepciones de los mas de 50 países que lleva en la mochila. Buen compañero de viajes y mejor aún de vida.

 

 

gemaGema Garcia-Vaquero. Aunque lo parezca, su especialidad no son los quesos sino el arte. Partenaire de Iñigo en las locuras creativas, en otra vida fue, sin duda, arco iris y aun no ha superado su adición a los colores y a iluminar lo que le rodea. Aunque con su 1,73 mts de altura no lo necesita, lo cierto es que se crece con un objetivo delante. No tiene un mal día que no se solucione con un subidón de azúcar. Nos acompaña en esta aventura y, cuando puede, también en los viajes.

 

 

¿Por qué De rastrillos y bazares?

Siempre que viajo, uno de los primeros lugares que quiero conocer es su mercado. Me parece que es en ese lugar donde se encuentra la esencia del destino. Gente corriente realizando sus quehaceres cotidianos, comprando sus necesidades básicas y por qué no, sus caprichos. Tenderos, artesanos, mirones, viajeros, turistas,… Comida, libros, flores, antigüedades, baratijas, muebles, abrigos de la abuela, olores, empujones, gritos anunciando la mercancía. En definitiva percepciones de lo más auténtico de un lugar.

Me da igual perderme por el Mercado de la Boquería y contemplar durante horas la fruta perfectamente colocada, que los sacos con las montañas de especias del Gran Bazar de Estambul o las antigüedades y trastos viejos de los mercadillos callejeros de Bruselas.

Comprar en uno de esos mercados es para mí como traerme a casa un trocito de ese país y hago el esfuerzo siempre que es posible. En Marrakech, uno de mis destinos preferidos y con el zoco más increíble que puedas conocer, surgió la idea de este proyecto. Así nació De rastrillos y bazares.

Muchas gracias por estar ahí. Junt@s visitaremos ciudades, conoceremos mercados, disfrutaremos de playas y desearemos volver a un montón de lugares. ¿Preparad@ para pasarlo bien?