Curiosidades que desconocías de Seúl

Acabo de volver de Corea del Sur y aunque a priori no es un destino muy demandado, he realizado una lista de curiosidades de Seúl por si decides escaparte a este destino.

Ciudad moderna

Es una ciudad moderna, cuidada y muy limpia. Tanto es así que resulta muy difícil encontrar papeleras por las calles. Sus habitantes tienen interiorizado que la basura que generan es su responsabilidad y entiendo que la llevaran consigo sin ningún problema pero a nosotros nos resulta muy extraño tomar algo por la calle para combatir el calor e ir cargando durante horas con el vaso de plástico hasta que llegas de vuelta al hotel. De hecho con frecuencia descartas esa opción y decides sentarte en un café o restaurante para resolver esa incómoda, y para nosotros inusual, situación.

Cosmética

Es el paraíso de la cosmética buena, bonita y barata. La ciudad está llena de tiendas que te ofrecen todo tipo de cremas, lociones y productos de maquillaje. Si quieres saber más sobre este asunto pincha en este enlace.

Cafeterías

Los cafeteros están de suerte porque les encanta el café y Seúl está plagado de cafés que ofrecen todo tipo de variedades. En estos establecimientos también tienen batidos de frutas o smothies. Lo difícil en estos lugares es encontrar refrescos. Para tomarte uno lo normal es optar por un restaurante. Eso sí, volviendo al café, la oferta no siempre significa precio competitivo. De hecho de media el precio oscila entre los cuatro y los cinco euros.

Prohibido fumar

Si los cafeteros están de suerte los que no lo están son los fumadores. En Seúl no se puede fumar prácticamente en ningún sitio. Ni en restaurantes ni cafés, aunque tengan terraza, ni en casi ningún punto de la calle. Las zonas más transitadas y espaciosas tienen carteles de prohibición pintados en el suelo y con frecuencia, las terrazas de restaurantes y bares cuentan con un mensaje que en un principio te podría despistar por el desconocimiento del idioma pero que es más o menos nuestro equivalente a » fumar mata». Además, a esta situación añádele el inconveniente de que si fumas te tendrás que llevar contigo la colilla porque te recuerdo que no hay papeleras y, a diferencia de nosotros, están muy concienciados con la limpieza.

Taxis muy baratos

Una de las curiosidades de Seúl a tener muy en cuenta es que los taxis son muy baratos así que aprovecha la ocasión. No te dejes impresionar por la bajada de bandera, que al cambio, está más a menos a 2,40 euros. Una vez que te subes en el vehículo parece que el taxímetro se para y de media pagarás por trayecto lo mismo que por un café. Además, la ciudad es muy fluida y no tiene un tráfico complicado a pesar de sus diez millones de habitantes. Otro aliciente más para recurrir al taxi cuando estemos cansados.

Buena gastronomía

En Seúl comerás genial. Los restaurantes suelen ser monotemáticos. Lo típico de la capital de Corea del Sur son los restaurantes con parrilla en la mesa donde tú te vas haciendo tu propia carne. Eliges el corte y el peso y listo. Por otro lado yo en Seúl he tomado el sushi más rico y fresco de mi vida. El restaurante es innombrable pero si te digo que está en la esquina de las calles Ujeongguk-ro 2-gil y Samil-damero 19 – gil, en la zona donde se encuentra la mayor oferta gastronómica de la ciudad, seguro que lo encuentras a la primera.

Influencia francesa

La influencia francesa impregna la ciudad con cafés, pastelerías y panaderías. La colonia gala comenzó a instalarse en la ciudad tras la apertura del Liceo Francés en los años 60. El caso es que a más de 12.000 kilómetros de avión del país de la torre Eiffel podrás degustar brioches, bombones y croissants siempre que quieras. Perfecto, al menos para desayunar.

Las mejores vistas de Seúl

La torre de Seúl es visita imprescindible para apreciar las vistas de toda la ciudad. Sin embargo no es necesario que pagues por subir al mirador del edificio. Las mejores vistas las tienes en los diferentes puntos habilitados en torno a la torre, en los jardines de alrededor, aunque dentro ya del recinto. Para llegar hasta allí lo mejor es el autobús número 5, que se coge al lado del distrito de las compras, en el barrio de Myeong Dong.

Conectividad

La conectividad en la ciudad es brutal. Al principio te llevas más de un susto pensando que te has olvidado de desconectar los datos. Lo cierto es que no sólo te puedes conectar a internet en todos los restaurantes y cafés de Seúl, sino en casi cualquier punto de la calle, museo o templo, sin necesidad de meter ninguna clave. Esta es una de las curiosidades de Seúl que más facilita la vida al viajero.

Compras

Y para terminar, como no todo iba a ser perfecto, Seúl es un desastre para el tema compras. Salvo el asunto ya mencionado de la cosmética, en mi estancia allí he sido incapaz de descubrir nada que mereciera la pena para poder contarte.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *