Consejos útiles para viajar a La Habana

La Habana está de moda. Las compañías aéreas ofrecen vuelos directos, los touroperadores venden sus excelencias y… los americanos han comenzado la invasión. Así que antes de que se convierta en Miami 2, decídete a conocerla, o, si ya la has visitado, recordarla una vez más. Si lo tienes claro, te dejo unos consejos para viajar a La Habana que te vendrán muy bien. Lo primero y debes repetírtelo como un mantra es, «yo tampoco me estreso». Y a partir de ahí, a disfrutar.

Aeropuerto

Ten paciencia en el aeropuerto con tus maletas. Si has facturado equipaje puede tardar hasta una hora. Desconozco cuál es la causa. Me llegaron a decir que solo tienen un carrito porta equipajes para hacer el trayecto desde la bodega a la cinta transportadora. No se si será cierto pero por si acaso, baja del avión zen.

Alquiler de coche

Lo mismo ocurre con el alquiler del coche. La demanda es superior a la oferta y puede que debas alterar tus planes en el último momento porque tu coche, o no aparece o llegará unas cuantas horas después, o la mejor opción, tendrás que ir al aeropuerto a recogerlo, aunque tu contrato rece que estará puntual en cualquier otro punto del centro de La Habana.

Alojamiento local

Ahora que se ha abierto la veda, alójate en la casa de un cubano.  Puedes encontrar casas con mucho encanto, sabiendo previamente que estás donde estás y que a todo le hace falta una buena mano de chapa y pintura. Pero suelen estar bien ubicadas y contarás con el asesoramiento y sobre todo la autenticidad de sus propietarios.

Distancias y trayectos

Si decides salir de La Habana, ojo al cálculo de las distancias y los trayectos. Siempre será más de lo que habías previsto. Añade a la ecuación el estado de las carreteras.

Paladares

Contrariamente a lo que ocurría hasta hace poco, los paladares, las casas de comidas típicas cubanas, se están convirtiendo en algo muy turístico, una oferta para los americanos, además cara, por lo que resulta mejor ir a restaurantes.

Wifi

Estás de vacaciones así que olvídate del teléfono y de las redes sociales y esto no es sólo porque debes sino porque no tienes más remedio. La conexión es pésima, así que tendrás pocas oportunidades de subir tus fotos a IG o comentar con tus amigos y familiares en FB. Cuando vayas por la calle y veas un grupo importante de jóvenes, allí hay un punto wifi. Aprovecha. Suele coincidir con el lugar donde te venden las tarjetas para que te conectes.

Taxis y almendrones

Negocia el precio antes de subir a un taxi, sobre todo a los almendrones -los coches clásicos tan típicos de Cuba- y sé duro. Se están acostumbrando a los presupuestos americanos y a veces plantean tarifas descabelladas, especialmente en los puntos más turísticos de la ciudad. El precio del taxi del aeropuerto al centro de La Habana es fijo y cuesta 25 cucs.

Playas

La Habana es, sin duda el principal atractivo de Cuba pero no el único. Eso sí, no elijas este país por sus playas. Para esto hay otros destinos más interesantes.

Gastronomía

La Habana no es un destino gourmet. Hay comida rica: pollo frito, ropa vieja -guiso de carne de res deshebrada, masas de puerco, viandas -tubérculos fritos o asados- y pescados, pero  tampoco tendrás añoranza cuando regreses. Sí la tendrás de sus mojitos, daikiris y piñas coladas, especialmente los del Floridita.

Compras

Supongo que con la apertura del país y el tiempo el capítulo compras cambiará. Hasta la fecha todas tus energías solo tienen un objetivo: puros y ron, para mí 0 sugerente. Nada de comprar puros en la calle, tendrás muchas posibilidades de hacerte con algo mucho más barato pero falso.

Estoy deseando volver a escribir sobre La Habana y poder contarte que hay diseñadores locales con unas maravillosas colecciones de ropa. Al tiempo…. ¿Tu tienes más consejos para viajar a La Habana?

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *