Cosmética tradicional de China en Madrid

Recientemente ha abierto en Madrid Dai Chun Lin -sí amiga, ya sé que se te ha escapado una sonrisa pensando en el oso panda, pero esto, siendo igual de chino, es mucho mas sugerente- una tienda de alta cosmética de la China Imperial. Está situada en el calle San Lucas nº 11, en pleno centro de la capital.

Perla molida, jade en polvo, aceite de almendras dulces, …maravillosos ungüentos para el cuidado y la belleza de la piel que se guardan en delicadas cajitas de cerámica, siguiendo las costumbres ancestrales de la cosmética china. Dai Chun Lin es la primera cosmética fácil de China y cuando digo primera me refiero al sentido cronológico, ya que se creó en  1628.

Dai Chun Lin, que así se llamaba el artífice de estos productos, se convirtió por decreto del emperador, en el proveedor imperial de cosméticos durante la Dinastía Quing. Y así, generación tras generación y hasta nuestros días, los herederos de esta saga continúan elaborando cremas, maquillajes y labiales de forma artesanal con los mismo ingredientes tradicionales. Algunos como el aceite de almendras dulces, lo conocemos de sobra y lo utilizamos con frecuencia, conscientes de sus propiedades hidratantes y calmantes. Otros como el polvo de perlas, nos traslada directamente a la Ciudad Prohibida, solo con mencionarlo. Pero es que además, este ingrediente contiene minerales y aminoácidos que ayudan a ralentizar el envejecimiento de la piel, reforzando su elasticidad, además de eliminar irritaciones. Y otros, lo confieso, ni siquiera sabía que existían, tal es el caso de las lágrimas de Job o el poria cocos.

Gracias a esta marca he descubierto que las lágrimas de Job -no pueden tener un nombre más metafórico estas semillas- proceden de una planta del este de Asia, que además de favorecer la hidratación de la piel, se utilizan para el tratamiento de dermatitis y alergias. El poria cocos es un hongo que posee propiedades anticancerígenas, antitumorales, antiinflamatorias y antioxidantes. Las mujeres de la China Imperial las utilizaban para tener una piel tersa y evitar la formación de granos, manchas y arrugas.

Yo descubrí Dai Chun Lin gracias al equipo de codicstyle en  una de las sesiones de maquillaje que organiza la firma de cosméticos en su propia tienda. Me encantó la experiencia y piqué con el labial. Un gran acierto. Creo que si eres de tez clara, debes pasarte por la calle San Lucas y descubrirás lo que es tener «un cutis de porcelana». Ideal también para regalar, ya que la presentación es top.

Así que ya sabes, ya es posible sentirse como una auténtica emperatriz china sin tener que trasladarse ni en el espacio ni en el tiempo.

 

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

1 Comentario

  1. Teveoenmadrid 1 noviembre, 2017 at 04:14

    Qué interesante. Voy a ir a conocer la tienda. Gracias por compartir

    Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *