Bhaktapur, la ciudad mágica de Nepal

Situada en el valle de Katmandú, Bhaktapur se encuentra a 20 minutos en taxi del centro de la capital nepalí. Es una ciudad monumental que transmite quietud, paz y recogimiento, en un lugar que es a la vez animado, bullicioso y lleno de gente.

Centro histórico de BhaktapurComo ocurre en todas las ciudades importantes del valle de Katmandú, Bhaktapur tiene una plaza principal denominada Durbar. Para acceder a su centro histórico previamente debes comprar un ticket. En el caso concreto de esta ciudad, el precio es de 1.500 rupias, algo mas de 10 euros. La entrada tiene una validez de una semana pero si quieres utilizarla más de un día deberás avisarlo en el momento de la compra. Simplemente te ponen una anotación con tu número de pasaporte y la fecha de caducidad en la parte trasera.

La recaudación de las entradas se destina al mantenimiento y reconstrucción del patrimonio histórico y a fomentar la construcción típica del lugar, a base de ladrillo y madera tallada. De hecho, el gobierno municipal facilita a los lugareños estos materiales para que construyan sus casas siguiendo la estética tradicional.

El ladrillo está presente en toda la ciudad; hasta las calles del centro están asfaltadas con este material. A las afueras de Bhaktapur hay un par de fábricas, con sus enormes chimeneas grises, responsables de hacer el material de la inmensa mayoría de las casas. Existe una gran tradición con el barro, tanto en el ladrillo como en la alfarería, y hasta hay una plaza de la Cerámica, donde puedes ver los hornos y los productos que se cuecen en ellos.

Cánticos religiosos en BhaktapurEn Bhaktapur descubrirás una ciudad muy genuina y con mucha vida, fundamentalmente local. Aquí el turismo extranjero pasa bastante desapercibido, lo que incrementará tu sensación de autenticidad. Las tiendas permanecen abiertas hasta muy tarde. La gente pasea, hace la compra en los puestos callejeros, ve pasar la vida sentado en las puertas de sus casas, canta en grupos delante de los templos,…

También, desgraciadamente, verás muchos efectos del terremoto. Concretamente uno de los templos que se está reconstruyendo, se hace con donativos particulares de turistas que pasan por la ciudad. Hay una gran cartel de lona colgado que contiene una gran lista con los nombres, el país de origen de los turistas y el donativo ofrecido para la reconstrucción.

Mi recomendación es quedarse a dormir en Bhaktapur y experimentar la transformación de la ciudad desde la primeras horas del día a la noche. Así vivirás  la instalación de los puestos  callejeros, la apertura de los comercios y, en definitiva, la vida, y las sombras y los silencios nocturnos. Nosotros optamos por hacer de Bhaktapur nuestro campamento base. Desde aquí nos desplazamos al resto de las ciudades, en lugar de optar por Katmandú, como suele hacer todo el mundo. La diferencia en tiempo y taxis no es tan grande y a nosotros, desde luego, nos compensó la experiencia. Nos alojamos en el hotel Thagu Chhen.

No te olvides de pedir yogur, postre típico nepalí y originario de Bhaktapur.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *