Bahía de Halong, Vietnam

En la costa norte de Vietnam, en el mar de China, enormes piedras calizas siembran la bahía de Halong. Cuenta la leyenda que enormes dragones escupió por su boca de fuego grandes esmeraldas que al caer al agua se convirtieron en estas formaciones que pueblan la bahía. El objetivo era construir una defensa de los barcos enemigos.

Con ayuda o no de dragones, lo cierto es que la vista que ofrece el lugar es incomparable. Los pináculos de piedra, pueblan la bahía mientras barcos tradicionales, o modernos que respetan la estética, surcan sus tranquilas aguas. Algunas de estas formaciones calizas son islas accesibles y pobladas, otras, acogen enormes cuevas llenas de estalagmitas y estalactitas que pueden visitarse, y las más, simplemente pueden admirarse desde la proa de los barcos.

Sin embargo, el turismo ha dejado su huella en este lugar tranquilo de paisaje relajante. En temporada alta los barcos que discurren por las aguas de la bahía de Halong se multiplican. Si optas por un crucero, ya sea bien para pasar el día, o para dormir una o dos noches, puedes coincidir con decenas de barcos, algunos de grandes dimensiones. Y lo peor no es la multitud. La mayor huella se encuentra en las aguas de la bahía. El constante movimiento de barcos ha convertido las transparentes aguas de la bahía de Halong en un color verdoso opaco. Las excursiones de estos cruceros incluyen la visita a cuevas, trekking por alguna de las formaciones calizas o paseos en piragua hasta una laguna interior. Es en ese momento cuando podrás comprobar el color y la densidad de las aguas de la bahía de Halong.

El lugar, sin duda, merece la pena, pero no hagas caso cuando leas en internet en la descripción de este lugar lo de «aguas transparentes». Eso debió ser hace mucho tiempo.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *