La cueva de Ali Babá en el zoco de Marrakech

Artesanos, mercaderes, compradores, curiosos, turistas… todos ellos convergen en las callejas del zoco de Marrakech. Cuando dejas a un lado la periferia de este mercado gigante y te adentras en su corazón es cuando descubres la esencia de este lugar. Los artesanos del zoco de Marrakech están organizados por gremios y de hecho los habitantes de esta ciudad distinguen y ponen un nombre específico a cada una de estas zonas. Hay muchos zocos dentro del gran zoco. El del cuero, las alfombras, el latón, los tejidos,… En definitiva, una gran cueva de Alí Babá.

Aquí cada paisano dedica todo su tiempo a su oficio y compagina la creación de la obra con la venta. Podrás hacerte con alguna de las propuestas de este mercado marroquí o simplemente disfrutar mientras observas el proceso de los tintes de las telas, cómo se remata una lámpara de latón o cuánto tiempo lleva elaborar unas babuchas. La concentración que se percibe en cada una de estas personas trabajando, el rito del té con el vecino, la mirada del vendedor simplemente viendo pasar el tiempo o la luz que se genera en las callejuelas estrechas cubiertas con telas y maderas para filtrar el ardiente sol del verano, constituyen una atmósfera única. A veces lo de menos es lo que puedes comprar sino lo que puedes sentir.

¿Te atreves a perderte?

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *