5 consejos para comprar en mercadillos

Hay rastrillos consolidados, tanto, que en ocasiones serán motivo más que suficiente para elegir un destino. Pop ups efímeras, tan de moda para rentabilizar locales comerciales que se encuentran desalquilados, ventas especiales, mercados medievales, de playa o rurales. La oferta es extensa y variada pero ¿sabes sacar el máximo partido a un plan de este tipo? Aquí tienes 5 consejos para comprar en mercadillos o, al menos, disfrutar de la experiencia de visitarlos.

Horario

Puede que estés de vacaciones y que el descanso sea uno de tus objetivos prioritarios pero si es día de mercadillo, las cosas cambian. Si te has propuesto jornada de rastrillo ponte el despertador y acude pronto a tu cita. De este modo encontrarás toda la oferta perfectamente colocada, habrá mas variedad para elegir, menos pies que pisar y los responsables de los puestos podrán dedicarte más atención.

No te creas eso de que por ir a última hora puedes encontrar grandes gangas porque los propietarios de los puestos lo que quieren es deshacerse de la mercancía. Vender sí, pero a cualquier precio no. En la mayoría de los casos los emprendedores se dedican casi exclusivamente a este tipo de venta y tienen toda su parafernalia diseñada para montar y desmontar en un periquete todas sus propuestas y recorrer las diferentes playas, mercados medievales, o ventas efímeras.

Podrás comprar foulares en el mercadillo

Plan compartido

Ir acompañad@ es siempre mucho más divertido. Te pruebas, comentas, debates, en definitiva pasas el rato. Además cuatro ojos ven más que dos. Es verdad que tu amiga del alma se puede adelantar y quedarse con ese bolso que tanto te gustaba pero es un riesgo que hay que correr a cambio del rato tan divertido que vais a pasar. Este es uno de los consejos para comprar en mercadillos que sigo a rajatabla.

Ropa adecuada

Pues claro que la indumentaria es muy apropiada para una cita como esta. Y no me estoy refiriendo a ir ideal – eso se nos presupone 😉 – si no a vestir de forma muy práctica, especialmente si tu objetivo es comprarte ropa. Lo habitual de los mercadillos es que no tengan probadores y si estás en la playa y es hora de baño no hay problema porque te pruebas encima de tu bikini y tan ricamente pero ¿y si ese no es el caso? Yo recurro al vestido largo de tirantes con falda de vuelo que me permite probarme todo sin problemas y sin perder el tiempo. En invierno, falda larga de vuelo y por arriba una prenda ajustada que me permita ponerme cualquier cosa encima. Ante todo eficiencia, amig@.

Bolso bandolera

Tener las manos libres es fundamental para un plan de compras en un mercadillo. Si vas pendiente de tu bolso perderás eficacia y eso no queremos ¿verdad? Además un diseño de bandolera te permitirá tenerlo mas controlado y lejos del alcance de manos ajenas.

Sin expectativas

El último consejo no es ni mucho menos el menos importante. Lo ideal cuando visitas un rastrillo es hacerlo con la mente abierta, a ver qué hay. Como vayas buscando algo concreto correrás el riesgo de pasar por alto propuestas interesantes y además te puedes volver a casa frustrad@ si no das con lo que figuraba en tu lista de deseos.

¿Se te ocurre algún consejo más? Espero que lo tengas en cuenta en tu próxima visita a un rastrillo y que disfrutes de la experiencia. ¡¡¡Felices compras!!!

Publicado el 9 de agosto de 2017 y actualizado el 21 de marzo de 2022

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

1 Comentario

  1. Marién 28 julio, 2019 at 12:30

    Qué sabios consejos. Yo también voy con el vestido largo de tirantes para evitar meterme en el probador. jajaja

    Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.