10 curiosidades de Marrakech que puedes desconocer

Es probable que hayas estado, incluso en mas de una ocasión en la capital de Marruecos. Pero Marrakech siempre es un destino al que hay que volver. O tal vez está en tu lista de asuntos pendientes. He elaborado esta lista de curiosidades de Marrakech que podrán resultarte muy útiles en tu próximo viaje a la ciudad de las compras en el zoco y de la plaza mágica.

Ahorrar en el taxi a La Medina

La salida del aeropuerto Menara es tu primer contacto con la ciudad. ¿Sabías que con salir de la zona del aeropuerto y plantarte en la carretera que circunvala el recinto ya puedes ahorrarte unos cuantos euros en el trayecto en taxi? Como en muchos lugares, los taxistas van a la caza del turista y cuanto más próximo al avión que acaba de dejarte más grande será la clavada. En este tipo de supuestos no me gusta dar referencias de dinero porque varía mucho dependiendo de la capacidad negociadora del cliente. Influye si es fin de semana o un día laborable, de si es de día o de noche (curiosamente yo he conseguido los precios más baratos de noche)  o del número de personas que seáis.

Cuando se trata de grupos les gusta negociar precio por persona para ganar más. Simplemente, no te dejes. Pero vamos que si vas a un riad céntrico, dentro de la Medina no deberías pagar más de 10 euros. En la vuelta al aeropuerto, si el trayecto es desde la plaza Jemaa el Fna, como es mi caso, el precio son cinco euros. Ofrece ese dinero antes de subirte al taxi.

Elegir el riad apropiado

La primera vez que vas a Marrakech intimidan un poco sus laberínticas calles, muchas de ellas estrechas y en fondo de saco. Si has optado por un riad céntrico, como yo, que recurro siempre al Villa Wenge. (puedes pinchar en Riad Villa Wengé para descubrir cuáles son los puntos fuertes de este hotelito típico marroquí) te sentirás perdid@ cuando de repente el taxi te deja en el acceso a la Plaza el Fna. Recurre a un maletero que por un par de euros te llevará tu equipaje en su carretilla y te indicará además donde está tu alojamiento.

Zumo de naranja en La Plaza

El zumo de naranja en la Plaza Jemaa el Fna es un imprescindible. El secreto de su sabor tan dulce es que lo mezclan con mandarina. Desde hace un tiempo también puedes optar por pomelo. Los vendedores se han adaptado al turismo y todos los puestos cuentan con vasos de plástico no reutilizables. Si eres de las mías, que te chifla el zumo natural, acércate a un puesto con una botella grande de agua y que te la rellenen. Por poco más del precio de dos litros de agua tendrás una deliciosa bebida natural.

Los permanentes cambios del zoco

Si te gustan las compras, el zoco de Marrakech es un destino recurrente. La dinámica de los puestos es increíble y aunque es cierto que algunas de sus propuestas son fijas, otras muchas cambian con una rapidez vertiginosa. La única pena es que hasta el zoco se está globalizando y ya empieza a ser habitual encontrar falsificaciones, tanto de ropa y calzado como de marroquinería. Me pregunto ¿a quién le puede gustar eso con la cantidad de cosas genuinas y diferentes que se esconden en esos puestos?

Pagar en euros

Una ventaja añadida a las compras en el zoco es que puedes pagar en euros sin problemas. Pagar en moneda local es más ventajoso pero si no has hecho bien tus cálculos o tienes un capricho de última hora, que sepas que cuentas con esa opción.

Cajeros automáticos

Pero ¿y si tu capricho es demasiado caro como para pagar en euros o has decidido comprar más cosas de las que pensabas en un principio? Entonces acércate a la Plaza que, como sabes, está al lado del zoco y saca dinero de uno de los cajeros automáticos. Por supuesto en las tiendas (en los puestos no, claro) puedes pagar con tarjeta.

Amigos y guías en Marrakech

Otra de las curiosidades de Marrakech es que vas a cruzarte permanentemente con gente muy amable. Quizás quieran indicarte dónde está la zona de los curtidores, a la que probablemente a ti te costará llegar por tus medios, la tienda de un familiar, que vende algo único, la Madraza,… Que sepas que todo eso tiene un coste y tú debes asumir desde el momento en el que te rindes a «su amabilidad» que es así. Así que mi consejo es que pactes el precio antes de que tu nuevo compañero de viaje se convierta en tu sombra o que le aclares tu falta de interés. En este último supuesto, no te sorprendas si esa amabilidad del principio de repente se transforma.

Las fotos en la Plaza

Los saltimbanquis, los contadores de cuentos, los músicos, los propietarios de monos, serpientes y demás bichos, así como el resto de la gente que puebla la Plaza y que la han convertido en Patrimonio Intangible de la Humanidad, y que despiertan tu interés y tus ansias de reportero gráfico quieren su recompensa. No te han llamado ni le han dicho al monito que salte a tu alrededor para sorprenderte ni para que te lleves la mejor foto y la luzcas en tus redes sociales. Lo han hecho para, a posteriori, pedirte lo que se les ocurra en ese momento. Si de verdad consideras imprescindible inmortalizar ese momento, pacta previamente y te ahorrarás sorpresas y disgustos.

Los trucos para cenar en los puestos de La Plaza

La última estrategia de marketing de los vendedores de comida en los puestos nocturnos de la Plaza consiste en ofrecer bebida gratis. Olvídate. Nada es gratis. Si ha optado por cenar en los puestos ambulantes de la Plaza, siéntate en aquel puesto que te resulte más sugerente y no te dejes influir por lo que te digan los camareros. Por cierto, son verdaderamente pesados. Tendrás que tomar la decisión pronto porque si te paseas demasiado rato por la zona sufrirás un auténtico acoso.

Regateo

Para terminar he dejado el asunto del regateo. Como decía en el primer punto, el precio es algo muy variable que dependerá de muchos factores. La negociación comprador/vendedor incumbe exclusivamente a ambos y las referencias previas que puedas tener no siempre se cumplen. Además, el feeling juega un factor importantísimo. Hay veces que sentirás que casi te están acosando para encasquetarte cualquier objeto. Otras, ante tu pregunta, te dirán el precio casi sin contacto visual, en plan «no me molestes más». Ante una situación de esas, olvídate, podrás bajar el precio poco o nada.

Para mí Marrakech sigue siendo una apuesta segura para unos días fascinantes y tan diferentes de la rutina diaria. Además de mi destino favorito para un finde con amigas. Espero verte por el zoco algún día y recuerda tener en cuenta estos consejos y curiosidades de Marrakech.

Muchas gracias por leerme. Si quieres compartir:

Suscríbete a mi newsletter

* campos requeridos

2 Comentarios

  1. Lily 16 septiembre, 2019 at 23:09

    Realmente es impresionante!!!
    Que zona recomiendas para encontrar cerámica?

    Reply
    1. Juana Jiménez 19 septiembre, 2019 at 10:30

      Hola Lily. Realmente lo es. Te recomiendo que vayas a la plaza de las Especias y desde allí bajes la calle por la parte más alejada de la calle principal del zoco, la que está junto a un par de tiendas de productos cosméticos. Te recomiendo que te leas también las entradas que he escrito sobre qué comprar en el zoco de Marrakech y cómo ubicarte en el zoco.
      Espero que disfrutes del viaje. Para mí es uno de mis destinos preferidos.

      Reply

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *